EL ESPACIO PROGRAMACION FORO ARTE Y TERRITORIO HAZTE SOCIO BLOG CONTACTO

DEL 4 DE ABRIL
AL 6 de MAYO 2017


LA MIRADA DE KATI HORNA.
GUERRA Y REVOLUCIÓN (1936-1939)

Esta exposición se encuadra dentro de las actividades de las II JORNADAS DE HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA. La represión a las mujeres
Organizadas por Espacio Tangente, CRMH, Asociación Cultural Denuncia y CGT

La exposición "La mirada de Kati Horna. Guerra y Revolución (1936-1939)" reúne 98 instantáneas, algunas de ellas inéditas, de las 270 que la fotógrafa anarquista logró salvar de su estancia en España entre 1937 y 1939. 

Kati Horna es sin duda una de las creadoras más inusuales y auténticas del s.XX, "Una obrera de la fotografía" como se definía ella misma. Feminista, solidaria y libertaria, la artista nacida en Budapest en 1912 y participante de las vanguardias de entreguerras, fue llamada a documentar y dar testimonio del trabajo transformador que estaban llevando adelante la CNT y la clase trabajadora durante la Guerra Civil : "colectividades, comités de gestión de la producción en las empresas, ocupación de iglesias y edificios, febril trabajo de educación y cultura hablaban de una transformación mucho más profunda que una simple reforma del Estado", tal y como se destaca en el catálogo con el que cuenta la exposición.

Inauguración 4 de abril con la presentación de Pilar Martínez Antón

Exposición organizada por: CGT y Espacio Tangente
En horario de lunes a viernes de 18.30a 21.30 h


LA MIRADA DE KATI HORNA.
GUERRA Y REVOLUCIÓN (1936-1939)

Horna estuvo siempre en la retaguardia, no lleg ó a pisar el frente. Retrató con su Rolleiflex maravillosas imágenes de lo cotidiano, siempre con una mirada tierna hacia los niños, las mujeres y las víctimas de los bombardeos. Al con- trario de los fotógrafos de la época (Capa, Centelles, Taro, Cartier-Bresson...) no le interesaba publicar en los grandes medios internacionales sino poner su cámara al servicio de la CNT-FAI y del anarquismo. Fue redactora en la revista Umbral: Semanario de la Nueva Era y colaboró con las pu- blicaciones anarquistas Tierra y Libertad, Tiempos Nuevos y Mujeres Libres.

Sus fotografías son muy diferentes a las de sus compañe- ros. No le interesa la muerte ni la crueldad, que nunca se muestran abiertamente, sino la dignidad de la población que resistía la guerra. Frente al espectáculo de los cuerpos desmembrados, la sangre y el campo de batalla, Horna nos plantea un espacio de reflexión sobre la guerra y sus con- secuencias sobre los civiles. Pacifista y anarquista, su foto- grafía representa la memoria de lo cotidiano. Y en esa co- tidianidad, siempre la presencia de las mujeres: las madres combativas, las milicianas, las niñas y las ancianas.
El uni- verso femenino exhaustivamente retratado, que a través de sus imágenes da un aliento de humanidad a tanta barbarie.

Horna era una mujer fuerte y brillante que se relacionaba de igual a igual con sus compañeros. Robert Capa, a quien conocía de la adolescencia y con quien vivió un romance hasta que Kati conoció al pintor José Horna su marido.
Al final de la guerra, el matrimonio Horna huye a Francia. José Horna pasa por varios campos de refugiados y ella con- sigue rescatarlo para, juntos, huir de nuevo, esta vez en un barco a México.

En el exilio, donde también coincidió con Capa, Horna se unió a los surrealistas mexicanos. Continuó realizando reportajes pero cada vez más surrealistas, con máscaras y elementos fantásticos que muestran un mundo interior convulso. En la capital mexicana residió más de 60 años y tuvo una extensa carrera como docente, formando a futuros fotógrafos. Murió en México en el año 2000.

Kati Horna es sin duda una de las creadoras más inusuales y auténticas del S. XX. Una mujer feminista, solidaria y libertaria comprometida con su tiempo y su arte, que tuvo el valor de ser nuestros ojos, los de las personas anónimas y dignas que vivimos en la retaguardia.


Kati Horna es sin duda la fotógrafa anarquista. Se deno- minaba a sí misma como una “trabajadora del arte”. Toda su vida huyó de reconocimientos y exposiciones, y siempre fue reacia a entrevistas o a cualquier promoción de su obra. Entendió el Arte como una herramienta útil, un oficio en- focado a una misión libertaria.
Nacida en Hungría como Katalin Deutsch, hija de una fa- milia de banqueros, pronto rechazó esa vida acomodada. A los 18 años viajó sola a Berlín, allí conoció al escritor Bertolt Brecht y participó junto a él en las manifestaciones antifascistas. Tomó contacto con la Bauhaus y fue alumna del gran László Moholi-Nagy.

Volvió a Budapest comprometida ya con el antifascismo y con la fotografía, y llegó a trabajar como ayudante con otro grande de esta disciplina, József Pécsi. Tuvo que huir a París en 1932 ante el avance del fascismo en Hungría. Es ahí cuando comienza a interesarse por lo cotidiano, por las historias pequeñas de los parisinos. Una clase de fotografía humanitaria que daba la misma importancia a los objetos que a las personas. Su militancia ácrata y antifascista le me- recen el reconocimiento de la CNT, sindicato que la llama para documentar la situación de los pueblos colectivizados de Aragón.

La Guerra Civil española fue la primera profusamente re- gistrada en los principales medios de comunicación de la época. La cobertura de esta guerra no tenía precedentes. La aparición de cámaras más rápidas, la Leica, pero también el deseo de un compromiso antifascista por parte de numero- sos reporteros, hizo que periodistas y fotógrafos de todo el mundo vinieran a contar esta guerra. Una guerra que mar- có la vida de los jóvenes milicianos y adolescentes que se alistaron para defender la República en 1936, y con ellos la vida de miles de refugiados y voluntarios llegados de toda Europa que se sentían hermanados con su causa. Brigadis- tas, intelectuales, artistas, escritores, poetas, fotógrafos. Y también mujeres. Pioneras como Gerda Taro, Tina Modotti y Kati Horna acudieron a la llamada antifascista

Eva Máñez - Fotógrafa



DEL 17 AL 24 DE ABRIL 2017


SEMANA DE LUCHAS CAMPESINAS 2017

Este año, la semana de luchas campesinas amplía el grupo de organizaciones que participan en las actividades programadas para la semana del 17 al 24 de abril en Villasur de Herreros, Burgos.

El Grupo de Acción para el Campesinado y la Soberanía alimentaria, organizadora de la semana, propone desde el 17 al 24 de abril, varios vídeo-forum, visitas guiadas a proyectos agroecológicos y talleres de recuperación de saberes tradicionales. Se podrá participar en un taller de morcillas o una demostración de herraje de caballos, y el ordeño manual de cabras.

Las jornadas contarán con la participación de StopExpolio de León, el sábado 22 de abril. Ese mismo día, Jokin Garmilla de Radio Valdivielso expondrá las experiencias de 15 años al frente de la emisora local.


Proyecciones y debate, recitales de poesía, comidas populares y música, que durante toda la semana regaran de gente las calles de Villasur y en las que Espacio Tangente colabora acogiendo dos actividades:

Jueves 20 de abril / 19.30 h - Entrada libre hasta completar aforo
Vídeo Forum sobre el MST - Movimiento sin tierra
con Juan Sedano y Pablo Simón Vicente

Viernes 21 de abril / 19.30 h - Entrada libre hasta completar aforo
Charla y documental "Las luchas campesinas y procesos de autonomía en México"
con Juan Sedano y Pablo Simón Vicente


Vía Campesina y el reconocimiento de Naciones Unidas a los trabajadores del Campo

Desde el movimiento Vía Campesina este año están de celebración. Los avances en la iniciativa de los derechos de los/as campesinos/as, iniciada hace 17 años por La Vía Campesina, es ahora un proceso avanzado dentro de las Naciones Unidas hacia una Declaración de los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales. Esta declaración, si se aprueba, creará un instrumento jurídico internacional para proteger los derechos y llamar la atención sobre las amenazas y la discriminación que sufren los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales de todo el mundo.

La necesidad de una Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales es más urgente y evidente en el siglo XXI. Los campesinos, que producen la mayor parte de los alimentos consumidos mundialmente, siguen enfrentándose a la criminalización, la discriminación, los desplazamientos y la persecución a pesar de la existencia de numerosos instrumentos legales internacionales para el reconocimiento y la protección de dichos derechos.

Los derechos básicos de los campesinos son cada vez más vulnerables a medida que empeora la crisis económica y ecológica. Esta situación está estrechamente relacionada con las violaciones de los derechos humanos: expropiación de tierras, desalojo forzosos, discriminación de género, ausencia de derecho a la tierra y falta de desarrollo rural, bajos ingresos y falta de acceso a los medios de producción, protección social insuficiente y criminalización de los movimientos que defienden los derechos de los campesinos y de las personas que trabajan en las zonas rurales.


 


Centro de Creación Contemporánea ESPACIO TANGENTE / Valentín Jalón 10, bajo / 09005 / Burgos / 34 947 216 127